Cómo decirle a un gato que no haga algo

Acércate al animal y sujétalo delicadamente por el cuello, bajando la cabeza hacia el suelo. El movimiento ha de ser despacio, pero tienes que sostener al gato con solidez. En ese instante, solo di que no. Reitera de nuevo el movimiento y el no y déjalo ir.

El cariño no en todos los casos llega como deseamos. En ocasiones nuestros gatos hacen cosas muy extrañas, pero esta es su forma de decirnos “te deseo, no puedo vivir sin ti y si me dejas te mato de a poco”.

Consejos para corregir a un gato que no usa la caja de arena

Una de las preguntas más frecuentes que se hacen los amos de los gatos es: cómo corregir a un gato que orina en casa, o fuera de su arenero. Esta es una situación común en los gatos, puede ocurrir por múltiples causas.

La mala localización del arenero es uno de los más importantes fundamentos por los que un gato orina fuera del arenero. Los gatos siempre y en todo momento procuran un espacio privado para llevar a cabo sus pretensiones. Por este motivo, se aconseja que el arenero se ubique en un espacio poco transitado y relajado.

¿El gato comprende el castigo?

Si tu forma de castigar y reñir a tu gato es gritándole o golpeándolo, ¡DEFINITIVAMENTE NO! De esta forma no comprendes.

Lo único que logras con estos “castigos violentos” es que comiencen a temerte. Que vean en ti, en vez de un compañero asegurador, un enemigo que les hiere.

Prémialo

El otro punto clave en de qué manera educar a un gato es premiarlo toda vez que hace algo bien. Para esto, lo destacado es hacer el ámbito o situación a fin de que él realice lo que tú deseas. Por servirnos de un ejemplo, aliméntalo siempre y en todo momento a exactamente la misma hora para predecir cuándo precisará defecar; Poco antes, quédate con él en la habitación donde está la caja de arena y espera a que la use (si no le agrada que lo mires, comienza a realizar otra cosa), y después báñalo de caricias, dale algo verdaderamente sabroso o un juguete si le agrada eso.

Para educar con eficacia a un gato, puedes realizar lo mismo desde el momento en que se levanta hasta el momento en que orina. Otra forma de lograr que le agrade la caja de arena es llevarlo allí y acariciarlo o jugar con los dedos sobre las piedrecitas absorbentes, que han de estar siempre y en todo momento limpias. Si deseas que use un poste rascador, vas a deber poner la recompensa en el poste: podría ser algo de yerba gatera o unas gotas de aceite con gusto a pescado. Asimismo puedes poner el poste cerca de ti y acariciarlo toda vez que lo use.

La prevención (y eludir el castigo) siempre y en todo momento es la opción mejor

En el momento en que charlamos de castigar o reñir a un gato es pues logró algo malo (o que tenemos en cuenta malo, pero no). De ahí que, y como a los gatos no les agradan bastante las rectificaciónes de conducta, siempre y en todo momento es preferible impedir que castigar. Pero, ¿de qué manera puedes conseguirlo?

Piensa en las ocasiones y inconvenientes más habituales que tienes en el hogar. En el momento en que te vas por unas horas y retornas, ¿te percatas de que empezó a masticar los cables de la PC? Cierra la puerta de la oficina. ¿Se queda dormido sobre la cama en relación te pierdes? Intente sostener la puerta del dormitorio clausurada tanto como resulte posible. ¿La areca (planta venenosa para gatos) muerde en relación miras hacia otro lado? Cambia a otro género de planta que no te agrade. Y de esta manera con todas y cada una de las características que poseas en tu hogar, puesto que cada hogar es único.