Cómo se debe regañar a un gato

Tienes múltiples maneras de reñir a tu gato en el momento en que muerde y hacerle comprender que su accionar no es el conveniente y que no andas según él: Quédate inmovil. Emita un reclamo en el momento en que ocurra la mordedura. Llévalo con tranquilidad y neutralidad a otro rincón. Desvía tu atención por medio de juegos alternos. ¿Mas cosas?

Como cualquier otra mascota, los gatos necesitan especialidad y reglas para convivir bien en nuestro hogar. No obstante, en contraste a los perros, su carácter sin dependencia y sutilmente salvaje puede complicar la educación si no entendemos precisamente qué realizar y de qué forma accionar.

1. Tienes que tener clarísimo que el gato tiene un carácter sin dependencia y en su accionar persisten ciertas prácticas de sus antepasados salvajes y que, por consiguiente, debemos comprender tratarlo en el momento de tener esta mascota en el hogar . Ciertas formas de proceder que comunmente comprendemos como destructoras o rebeldes tienen la posibilidad de corregirse de forma fácil si entendemos de qué manera llevarlo a cabo.

Castigar a un gato no es lo idóneo (pero en ocasiones deberás llevarlo a cabo)

Naturalmente, castigar a tu gato no es lo idóneo. ¡Odio hacerle esto a la mía! No obstante, hay ocasiones en las que no queda mucho más antídoto que utilizar un preciso castigo (siempre y en todo momento lo mucho más rápido viable) con la meta de impedir formas de proceder incorrectas o irritantes y hallar que no se transforme en un hábito.

En el momento en que Otto era pequeño se subía a la encimera de la cocina.

Con los trucos que te contaré, conseguí que no lo realice mucho más, ni en el momento en que no nos encontramos en casa.

Arenero para gatos Jumbo Magic Blue

¡Lo deseo!

El tercer punto sobre de qué manera educar a un gato es conseguir que las acciones inadecuadas sean vivencias desapacibles. Aquí, el ejemplo mucho más claro es el rayado de muebles. Tienes que utilizar tus poderes de observación y tu paciencia para saber lo que NO le agrada. Ciertos gatos detestan que se les enganchen las uñas al afilarlas, conque puedes contemplar los muebles en cuestión con tul o red; puedes buscar un fragancia desapacible como pimienta, mentol, repelente de insectos (no venenos) o en ocasiones marcha bien poner algo de cinta adhesiva en los dos lados a fin de que los dedos queden pegajosos. Otra cosa que tiende a ser eficaz para educar a un gato y que no rasque donde no debe es buscar una textura que no le agrade, como plástico, papel de aluminio, papel de lima.

Reñir no solventa el inconveniente

Los gatos repiten una conducta pues hay algo positivo para ellos. Por servirnos de un ejemplo, su gato puede estar empujando cosas fuera de la mesa pues es entretenido, o saltando encima de la mesa del mostrador por el hecho de que da la mejor vista desde la ventana de la cocina. En vez de reñir a tu gato por llevar a cabo algo que se siente natural, cambia el ambiente y dale una opción alternativa.

Si no deseas que tu gato se suba a tu mostrador, conviértelo en un espacio negativo. Puedes realizar esto poniendo cinta adhesiva de doble cara o papel de aluminio en el mostrador a fin de que el espacio sea incómodo. Cuando se dan cuenta que no les agrada, puedes remover tus inconvenientes por el hecho de que no volverán.