Cómo se educa a un gato

Para entrenar a un gato exitosamente, no te apresures a estimar que aprenda mucho más de una cosa al unísono, y prémialo toda vez que realice una exclusiva actividad apropiadamente. En el momento en que haya conseguido el accionar que buscas, prémialo solo ocasionalmente.

Si a tu casa llega un nuevo amigo peludo, seguramente te andas preguntando cuál es la mejor forma de instruirlo. Naturalmente, usted desea que su gato aprenda a ir al baño, a no eliminar las cosas de la vivienda y a ser amable con los visitantes.

Por este motivo, te ofrecemos ciertas sugerencias sobre de qué manera educar de manera fácil a un gato en el hogar.

De qué forma entrenar a tu gato a fin de que no arañe tus muebles

Este hábito puede volverlo desquiciado por un tiempo y puede arruinar ciertos de sus muebles preferidos.

Además de esto, este es uno de esos hábitos que tienes que remover del accionar de tu gato a la mayor brevedad.

De qué manera educar correcta y con eficacia a un gato

Para corregir el mal accionar o educar a un gato, comienza por eliminar los regaños y castigos. Dedique cierto tiempo cada día a divertirse o acariciar a su gato; interacciona con él de la forma que sabes que le agrada. Le hace sentir bien y no hace travesuras para llamar tu atención. Además de esto, así mismo no se aburre y no se implica en travesuras inadecuadas que acaban rompiendo algún adorno.

El otro punto clave en de qué manera educar a un gato es premiarlo toda vez que hace algo bien.

Para esto, lo destacado es hacer el ámbito o situación a fin de que él lleve a cabo lo que tú deseas. Por servirnos de un ejemplo, aliméntalo siempre y en todo momento a exactamente la misma hora para predecir cuándo precisará defecar; Poco antes, quédate con él en la habitación donde está la caja de arena y espera a que la use (si no le agrada que lo mires, comienza a realizar otra cosa), y después báñalo de caricias, dale algo verdaderamente sabroso o un juguete si le agrada eso.

Promueva el buen accionar con refuerzo positivo

Posiblemente haya sentido que comentamos la relevancia del refuerzo positivo en todos los pasos precedentes. La razón por la cual enfatizamos este punto es por el hecho de que el refuerzo positivo está en el corazón del entrenamiento de un gato: el refuerzo positivo le da al gato una razón para continuar comportándose de forma perfecta.

El refuerzo positivo contribuye a promover un accionar saludable y frenar el mal accionar. O sea vital para rememorar en el momento en que tu gato se porta mal, puesto que posiblemente desees castigarlo.

Ganarnos su seguridad

La primera cosa que debemos realizar a fin de que nuestro gato se ajuste a nuestro hogar es ganarnos su seguridad. Muéstrale cariño sin ser belicoso y ayúdalo a saber cada rincón de su nuevo hogar. En el momento en que comience a lamernos y exhibirnos cariño, va a ser el instante de comenzar a enseñarle novedades.

El rascador es un factor realmente útil y debe preservarse desde el primero de los días, puesto que en el momento en que te habitúes va a ser menos posible que arañes los muebles. Si notas que no detallan bastante interés por este juguete, tenemos la posibilidad de procurar animarlos a que lo rasquen participando en el juego.