Dónde se debe acariciar a un gato

Como norma establecida, a la mayor parte de los gatos les agrada que los toquen en torno a las áreas donde están las glándulas faciales, como la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas. Por contra, aprecian menos el contacto en el vientre, el dorso y la base de la cola.

Acariciar y rascar el lomo de un gato

Tras acariciar muy delicadamente el cuello y el mentón, se puede proseguir con la parte que mucho más le agrada (parte media y posterior del lomo, hasta el momento en que empieza la cola ).

Si tu gato está cómodo, es posible que entrecierre los ojos, ronronee muy de manera lenta e inclusive comience a desplazar las patas, con rápidos movimientos, abriendo y cerrando las palmas de las manos.

Dónde y de qué manera acariciar a un gato: 4 elementos importante

Comprender dónde acariciar a un gato es primordial para relajarlo y ponerlo a reposar. ¿Sabes qué unas partes de tu cuerpo precisas alentar?

  1. La región entre las orejas: siempre y en todo momento delicadamente, y asimismo acariciando la parte de atrás de las orejas. ¡Pero jamás adentro!
  2. El mentón: bajo el hocico y asimismo a los lados, en los puntos donde la mandíbula está con el cráneo.
  3. Las mejillas: bajo las orejas, siempre y en todo momento de manera cuidadosa de no tocar los bigotes.
  4. El riñón: desde el cuello hasta la base de la cola.

¿Por qué razón no acarician a mi gato?

Tras comprobar los sitios para acariciar a un gato, es esencial comprobar los sitios que no le agradan y que tienen la posibilidad de ocasionar una reacción negativa, siendo información ignota para bastante gente y la razón primordial por la que los gatos no lo hacen. dejarse mimar.

Se aconseja eludir a toda costa acariciar la cola, patas, almohadillas y vientre; cada gato es diferente en su forma de tener relaciones con el resto, si notas que no le agrada que lo acaricien en áreas comúnes, detente inmediatamente o vas a recibir una llamada de atención con un arañazo o un bocado.

¿Dónde acariciar a los gatos?

A los gatos les agrada que los acaricien en la base de las orejas, bajo la barbilla y cerca de las mejillas. El riñón y el vientre son zonas que no les excitan.

Y la base de la cola es el peor rincón para acariciar.

  1. Mantén la cabeza distanciada. Si el gato se siente incómodo con las caricias, va a mover la cabeza en la dirección opuesta. Asimismo puede menear la cabeza o el cuerpo.
  2. Exhibe poco interés. En el momento en que a un gato le agrada acariciar, ronronea y busca el contacto. Esto es, le devuelve los mimos. Pero si el gato tiene una actitud pasiva y semeja estar realizando otra cosa, es señal de que tienes que dejar de acariciarlo. Por servirnos de un ejemplo, de súbito empieza a lamerse la nariz o a arreglarse.
  3. Se pone en tensión. seguramente hayas visto a un gato realizar esto antes de morder. El gato empieza echando las orejas hacia atrás, se le eriza el pelo, contrae el lomo y desplaza la cola. Al final, niega con la cabeza para mirarte. Tras eso, indudablemente te morderá la mano o te la va a limpiar. No dolerá, es solo su forma de decir deja de acariciar.
  4. Desea huír. Una cosa que tienes que saber sobre acariciar a un gato es que abrazarlo no es de su gusto. Solo en el momento en que tengan mucha seguridad o estén familiarizados se van a ir. Pero procuran huír toda vez que aparece la posibilidad.