Dónde y cómo acariciar a un gato

Los gatos, como los perros, han de ser acariciados, pero siempre y cuando lo resuelvan, puesto que tienen que tener el control de la interacción. Si todavía no tienes mucha seguridad con tu gato, lo idóneo es que primero «disculpes» a tu mascota enseñándole la mano a fin de que la huela, si golpearle la cabeza va a significar que está cómodo. Es hora de acariciarle, pero ¿de qué manera acariciar a un gato? Delicadamente y con tranquilidad. Escoge las ubicaciones que mucho más le agradan: cuello, coronilla de la cabeza y bajo las orejas, e impide acariciarle la barriga, la cola y las piernas. No le acaricias de manera rápida ni en exactamente el mismo lugar a lo largo de bastante tiempo, puesto que le puede ocasionar afecciones y ocasionar su furia.

En el momento en que el gato te conoce y le agradan tus caricias, viene solo y solicita. Acariciar las ubicaciones donde tienen sus glándulas aromatizadas, como la barbilla y la cara, les sumerge en un estado de confort y felicidad, puesto que desprende su fragancia y se sienten cómodos y contentos.

Acariciar y rascar la espalda de un gato

Tras acariciar muy delicadamente la región del cuello y la barbilla, puede proseguir con la parte que mucho más le agrade (media y espalda, por donde empieza la cola).

Si tu gato está cómodo, posiblemente coja los ojos, ronronee muy de manera lenta e inclusive comience a desplazar las patas, con movimientos rápidos, abriendo y cerrando las palmas.

Fíjese en las señales para acariciar a su gato

En el momento en que acaricia un gato que no diviértete con sus caricias, antes que llegue el bocado o el raspón, hay una señal clarísima , si bien exhibe de una manera muy sutil: en el momento en que empieza a desplazar la cola nerviosamente. Esta es la señal de que está molesto y que tienes que dejar de acariciar a un gato hasta la próxima vez que lo solicite.

Cosas que hay que eludir en el momento de acariciar a un gato

Pero no es suficiente con comprender acariciar a un gato: asimismo es esencial saber los puntos y los movimientos prohibidos a eludir.

  • La mayor parte de los gatos no desean que les acaricias la barriga, si bien otros sí, siempre y cuando los golpes vengan de un individuo de seguridad.
  • Escasos gatos les agrada que les acaricien la cola.
  • Evite piernas y garras.

  • Acaricia siempre y en todo momento a tu gato hacia la piel y jamás del revés.
  • Recuerde que, al revés de lo que sucede con los perros, a los gatos no les agrada que les acaricien.

¿De qué manera acariciar a un gato?

Los gatos son el segundo conjunto favorito de animales de compañía en España. Pero, en contraste a los perros, sus ancestros ​​eran animales solitarios. Por consiguiente, no son tan receptivos a tocar y acariciar tal como lo son los perros. ¿De qué forma acariciar a un gato pequeño? La clave a fin de que el gato sea receptivo en las caricias es escoger bien el instante y la duración de las caricias. Ya que un mimo elevado puede ocasionar agobio.

Por consiguiente, hay que prestar atención a las señales que da el gato a fin de que dejes de acariciar. Comprender interpretar estos signos asistencia bastante en el periodo de adaptación del gato al hogar. Si tienes inconvenientes con el accionar de tu gato, puedes asistir a nuestra clínica veterinaria de Granada para recibir consejos sobre etología.