Gato Burmilla

El gato Burmilla es una mascota muy mimosa, lista, juguetona y habladora. Es una raza adecuada para todo tipo de viviendas, pero tenemos que tener en cuenta que nos exigirá que juguemos bastante con él. Es muy sociable, convive sin problemas con niños, gatos y perros. Muy hablador, cuando necesite algo nos lo comunicará con dulce y suaves maullidos. La principal característica de esta raza es su pelaje bicolor; con una base plateada y color sólido en las puntas, además de una clara letra “m” en su frente.

Raza de gato burmilla

Información general de los gatos burmilla

El Burmilla es resultado de la cruza entre una gata “Brumés” lila y un gato Persa “chinchilla”, en Gran Bretaña, en el año 1981. El resultado de esta cruza gustó mucho a criadores de la época, es así que fueron seleccionadas crías y se realizaron nuevas cruzas. Poco a poco esta raza fue ganando territorio en todo el mundo. En 1994 fue reconocida oficialmente por la FIFE, y la TICA solo la reconoce como “Advanced new breed” (nueva raza avanzada).

Características de la raza Burmilla

  • Cuerpo: mediano, musculoso, pecho ancho y espalda recta.
  • Peso: machos entre 5 y 7 kilos, hembras entre 3 y 5 kilos.
  • Cabeza: tamaño mediano, más ancha que larga, con una “m” característica en la frente.
  • Ojos: grandes, levemente ovalados, delineados de negro y siempre de color verde.
  • Nariz: corta y ancha.
  • Orejas: medianas, base ancha, levemente inclinadas hacia delante con terminación redondeada.
  • Patas: fuertes y delgadas. Las posteriores un poco más largas que las delanteras.
  • Garras: pequeñas y ovaladas.
  • Cola: larga, recta, base ancha, terminación redondeada y con abundante pelo.
  • Pelo: existen 2 variantes: corto y largo.

Colores aceptados para la raza:

  • Color de base del pelo: gris plateado.
  • Colores extremos del pelo: negro, azul, chocolate, lila, canela, rojo, crema.
  • Otros datos: la espalda, cara y cola son más oscuras que el vientre.

Personalidad y comportamiento de la raza Burmilla

El Burmilla es un gato muy mimoso, dulce, curioso, juguetón y muy hablador. Además, es un gato muy sociable, por este motivo podrá convivir sin ningún tipo de problema con niños y otro animales de compañía como gatos y perros. El gato Burmilla puede vivir en departamentos y casas, aunque en departamentos nos pedirá jugar bastante seguido. Es muy inteligente, siempre que quiera algo nos lo comunicará con dulces maullidos. Tampoco tendrá problemas en quedarse un par de horas solo.

También te puede interesar: