Los gatos negros dan mala suerte

En el planeta animal hay una extensa variedad de mitos, leyendas, cuentos y folclore que han fascinado la curiosidad humana desde hace tiempo, y toda vez que llegan ciertas temporadas del año, como el Día de Muertes, y otras datas clasificadas. como “mala suerte”, como el martes 13, esas leyendas espantosas similares con los animales dan alas al imaginario colectivo; y entre los animales mucho más relacionados con estas historias de susto o desgracia son los gatos, más que nada los negros, animales que desde la edad media se han asociado con toda clase de supercherías y temores, pero hay que entender que todas y cada una estas historias similares con los gatos. y la mala suerte, son sencillos mitos injustificados, que están lejísimos de la verdad.

Al fin y al cabo, los gatos, con independencia de ser gatos negros, NO TENEMOS MALA SUERTE; no obstante, hay que entender que los gatos, lamentablemente, se vieron muy perjudicados por la mala popularidad y los prejuicios que les han perseguido desde hace tiempo y estudios como el anunciado en 2013 por la Rojo State University, que se titula «For Black Cats, Superstition ain». ‘el Camí’, prueban todos y cada uno de los estigmas que padecen estos animales gracias a estas falsas opiniones, que prosiguen afectando a su calidad de vida; pero, merced a este género de estudios, nos recuerdan la relevancia de eliminar colectivamente aquellas supercherías irracionales que no tienen ninguna base lógica ni fundamento

El origen de la superstición del gato negro

Hace mucho más de 5.000 años, los viejos egipcios veneraban e inclusive adoraban a los gatos. Si un individuo era atrapada matando a un gato, podría confrontar a la pena capital.

Entonces, ¿qué ocurrió?La mayor parte de historiadores sugieren estas supercherías sobre los gatos negros en la Europa medieval. en ese instante, ciertas mujeres mayores fueron acusadas de práctica de brujería y magia negra.Muchas de estas mujeres tenían gatos como compañeros, haciéndoles responsables por asociación.

)

La superstic ión del gato negro empezó en Europa en la Edad Media. Su característica independencia, determinación y fachada furtiva, adjuntado con una superpoblación de estos animales en las ciudades, hicieron que cayesen de su situación de honor.

Varios gatos callejeros fueron alimentados por pobres mujeres viejas solitarias. En el momento en que comenzó la disparidad de la caza de brujas, muchas de estas mujeres sin techo fueron acusadas de entrenar magia negra, y sus compañeros gatos cayeron en desgracia al lado de ellos. Se creía aun que los gatos negros eran la encarnación de las brujas a la noche, que a lo largo del día se transformaban en mujeres.

Gracias a la superstición del gato negro, en Francia se quemaban cientos de gatos cada mes, hasta el momento en que Luis XIII en 1630 puso fin a esta vergonzosa práctica. Anteriormente, se consideraba arriesgado dejar a un gato cerca de un bebé, puesto que se afirmaba que podía hurtarle el aliento y matarlo durante la noche.

No, los gatos negros no traen mala suerte

No hay evidencia a nivel científico que apoye la creencia de que los gatos negros traen mala suerte o están socios a cualquier género de acontecimiento o persona negativo. Además de esto, no existe correlación entre la existencia de un gato negro y el incremento de la mala suerte o los hechos generalmente. La mala suerte es una superstición sin fundamento.

Esta creencia negativa alimentó la discriminación y también logró que los perros y gatos negros fuesen condenados a pasar un 40% mucho más de tiempo en los cobijos y 2/3 menos a ser admitidos que los de otros colores, según los registros de la Organización del Pueblo por el Régimen Ético de los Animales (PETA).

¿De qué forma cuidar de los gatos negros en el mes de octubre?

Los gatos tienen una necesidad incesante de examinar, conque es muy normal que deseen salir de casa. Déle fundamentos a fin de que se divierta en el hogar, con ralladores, juguetes y buena comida.

En el momento en que lleguen a la madurez sexual, las gatas desearán escapar para conseguir a una pareja con la que reproducirse a lo largo de la temporada de calor, conque si no deseas que tu gata tenga gatos, lo destacado es recurrir a este trámite.