Los gatos tienen buena vista

En el previo producto del blog charlábamos de la visión de los perros, conque en este momento es el momento de los gatos.

Pupilas inclinadas

Pertence a las primordiales peculiaridades de los ojos de gato y sucede que, en contraste al punto negro que contamos los humanos y el resto animales, muestran una suerte de brecha que deja supervisar mejor la luz que entra en sus ojos moderando la apertura de la pupila según sus pretensiones y la luz ambiental.

Debes entender que tu gato es hipermetropí. Sí, esto quiere decir que si fueses un humano necesitarías lentes para poder ver de cerca. Los pilosos no se centran bien en los elementos que están a menos de un pie y medio de sus ojos. Cuanto mucho más cerca estés de un elemento, peor lo percibirás. Pero si bien esto puede parecer un enorme handicap para ti, no es así tanto para tu gato, puesto que su visión se amolda a su necesidad de apresar y lo que jamás hará es perseguir a las presas tan de cerca.

¿De qué color ven los gatos?

Los ojos de los gatos ven los colores con menor intensidad. Esto puede parecer una desventaja, pero es todo lo opuesto, puesto que un color refulgente puede ser una enorme distracción en el momento de perseguir presas.

Ver una gama de colores mucho más pequeña les deja centrarse mucho más en los patrones de movimiento, haciéndolos mucho más simples de advertir.

Es esencial tomar en consideración que su primordial fuente de alimento en estado salvaje (caza) está en zonas oscuras o a la noche. Allí, el color no es un aspecto esencial.

Como ven los gatos sin luz

Los gatos tienen una visión nocturna inusual. En condiciones de poca luz, la agudeza visual de los gatos es hasta ocho ocasiones mayor que la de los humanos. Esto se origina por una combinación de tres componentes:

  • La mayor consistencia de bastones en sus ojos, que comentamos: la alta concentración de células fotorreceptoras en los ojos de los gatos les deja atrapar y explota aun con la luz mucho más tenue.
  • Sus pupilas de brecha vertical se tienen la posibilidad de expandir considerablemente más que las nuestras.
  • El tapetum lucidum. Es una cubierta de tejido ubicada entre la retina y el nervio óptico que refleja aun la mucho más mínima luz ambiental a fin de que los fotorreceptores del ojo logren aprovecharlos. Los perros asimismo los tienen, y es quien se encarga de que los ojos de los integrantes de las dos especies reluzcan en la obscuridad.