Los gatos tienen uñas o garras

Las garras del gato son un factor primordial tanto en la defensa como en la aptitud de este animal para desplazarse y coger elementos. Por consiguiente, su acertado cuidado es escencial.

Las garras de los gatos, en contraste a las presentes en otros animales, tienen que concebirse como una herramienta y no como una región del cuerpo. No obstante, frecuentemente los dueños, así sea por desconocimiento o por su practicidad, tienden a cortarlos o aun retirarlos sin tomar en consideración el viable encontronazo que esto tiene la posibilidad de tener en su mascota.

Las uñas (o garras) del gato tienen distintas peculiaridades: medran de manera continua durante la vida, tienen una manera tenuemente redondeada, son retráctiles, insertadas verticalmente y de acero. La retráctil de las garras del gato tiene múltiples secuelas. Primeramente, te dejan desplazarte sin estruendos, merced a la suavidad de sus almohadillas. Además de esto, te deja resguardar tus garras, armas de caza y combate reales. Finalmente, en el momento en que se suprimen, las clickeas son armas temibles, afiladas y de acero, tal como una importante asistencia para subirse a los árboles. La manera de las uñas deja insertarlas con mucha sencillez en presas u contrincantes, tal y como si fuesen cuchillos pequeños.

Una desliza genera por lo menos un óptimo arañazo en la piel, aun en el momento en que solo juega con un gato.

De qué forma se hacen las garras de los gatos

Antes de conocer por qué razón los gatos tienen garras retráctiles, vamos a entender de qué forma se hacen las garras de los gatos y qué mecanismo deja extraerlas y retirarlas las a intención.

En contraste a la nuestra, las garras de un gato representan una auténtica parte integral de sus extremidades.

¿De qué forma marchan las garras de los gatos?

En contraste a las uñas humanas, las garras del gato no son lisas ni están ubicadas en el radical de las falanges con una función protectora única, sino brotan de la parte frontal de los dedos con una curvatura que les deja desplazarse sobre cualquier área.

Las garras de ciertos gatos son retráctiles, o sea, continúan ocultas hasta el momento en que deciden sacarlas. Este sistema asiste para sostener las garras protegidas y al tiempo se complementa con las almohadillas de las patas, asegurando el silencio a lo largo de la caza.

Cortauñas para mascotas

¡Deseo!

Proteger las uñas de los gatos es requisito a fin de que logren examinar el planeta y también interaccionar con otros de su clase. Sus raspones dejan fabricantes visuales y olfativas que se usan para estar comunicado con el resto. Además de esto, con raspones dejan libre agobio y, en el momento en que viven en un ambiente natural, precisan tener unas garras muy afiladas para apresar a sus presas.