Mi gato es mayor y no come, cómo le ayudo

Si el inconveniente es que tu gato come bastante menos o dejó de comer, primero procura saber si puede ser por ciertos fundamentos que hemos descrito. Procura solucionarlo si puedes, pero si no puedes hacerla comida o todavía no tienes idea la causa de su falta de apetito, mejor que lo lleves al veterinario.

¿De qué forma entendemos que se hace viejo?

  • Generalmente, la primera cosa que apreciamos es la desaceleración de sus ocupaciones: de a poco nos ofrecemos cuenta de que nuestro gato pasa el menor tiempo jugando o caminando, y pasa mucho más tiempo tumbado al sol o en búsqueda de abrazos y caricias.
  • Otro de los síntomas mucho más usuales es que, por la disminución de la actividad, nuestro gato pierde el apetito y come bastante menos que hace unos años. Tenga precaución de no comenzar a ofrecerle comida por capricho ahora mismo, por el hecho de que tenemos la posibilidad de hacerle ganar peso, y eso es algo que deseamos eludir a toda costa, más que nada en esta etapa. En verdad, si pierdes el apetito hay que primordialmente a una regulación natural de tu metabolismo: conforme gastas mucha menos energía, tienes menos necesidad de comer.
  • No obstante, si su gato come bastante menos que antes, es hora de revisarle la boca. Con la edad, varios gatos experimentan inconvenientes de encías. Amontonan tártaro, y esto termina generando una inflamación que provoca que comer sea lamentable. Si mira mucho más tartar de lo común, u mira encías rojas o inflamadas, vaya al veterinario para asistirle a solucionar este inconveniente.
  • Además de esto, hay gatos que con la edad padecen dolores articulares y musculares. Esto no solo quiere decir que dejan de saltar y entrar sin inconvenientes a los sitios a los que accedían antes, sino posiblemente dejen de usar su sandbox, por inestabilidad o el ahínco que piensa entrar a la caja, e inclusive caminar. Ciertos gatos defecan al lado de la caja, no dentro. Si es de esta manera, busque una bandeja mucho más baja y arena mucho más fina.
  • Otro inconveniente derivado del mal muscular y articular es la mala higiene. El mal impide entrar de manera cómoda a la limpieza en ciertas unas partes del cuerpo.
  • Exactamente la misma con los humanos, en gatos mayores tenemos la posibilidad de ver una pérdida de agudeza de los sentidos (disminución de la visión, el oído, el olfato…), que en ocasiones les hace parecer despistados
  • El accionar de los gatos de edad avanzada con inconvenientes nefríticos es que comienzan a llevar a cabo pipí en sitios diferentes a la caja de basura, como sofás, alfombras, camas, etcétera. Si mira este accionar a su gato, su veterinario puede sugerir una prueba de orina para revisar que todo está bien.

Además de esto, los gatos mayores padecen mucho más de manera frecuente incremento de peso, diabetes y otras patologías. De ahí que, desde los 8 años, se aconseja una visita de forma anual al veterinario para efectuar una revisión completa y comentar las pequeñas incidencias de salud que logren aparecer.

¿Por qué razón mi gato no come comida para gatos?

Existen muchas causas por las que un gato dejó de comer. A fin de que los comprendas, a fin de que sepas de qué forma accionar, les vamos a explicar cada uno en este capítulo.

Entre las causas internos está dado que un nuevo integrante ha entrado en la familia, como un perro u otro gato, y el animal está tolerando bastante agobio por este motivo. Esto sucede, primordialmente, si tu mascota tiene un carácter fuerte y dominante. Por otro lado, asimismo existe la oportunidad de que tu gato haya cambiado de accionar gracias a un cambio de casa. Además de esto, una fácil modificación de muebles puede perjudicar a sus prácticas.

Amolda su nutrición a su edad y estado de salud

Cada gato es diferente, lo habitual es que llegue a la edad avanzada y vejez con condiciones de salud muy dispares. Hay gatos que solo muestran anomalías de la salud habituales, como el olfato, la visión o el oído, y otros tienen la posibilidad de padecer nosologías mucho más graves, como la artrosis o inconvenientes nefríticos.

De ahí la relevancia de decantarse por una dieta particular para los gatos. Su veterinario de seguridad debería prescribir un pienso terapéutico que satisfaga sus pretensiones alimenticias, normalmente alimentos bajos en calorías y de manera fácil asimilables. Para dar de comer a un gato grande, entre las claves escenciales es que su alimento tenga dentro proteínas de calidad a fin de que no sobrecargue sus riñones.