Por qué los gatos buscan calor

Como todos y cada uno de los animales y humanos, los gatos procuran tranquilidad y esto incluye la temperatura ámbito. Su temperatura corporal puede cambiar entre 38,2 y 39,2 °C; y son sensibles a los cambios bruscos de temperatura, tanto el calor elevado como el frío radical tienen la posibilidad de perjudicar a la salud y la calidad de vida de tus gatos. En lo que se refiere a cuál es la prioridad del gato por la temperatura ámbito, sea fría o ardiente, esto es dependiente precisamente de las peculiaridades físicas del gato y de la raza. Los gatos de pelo largo se amoldan mejor a las bajas temperaturas que los gatos de pelo cortito o las etnias sin pelo. Pero estos gatos de pelo largo tienen la posibilidad de verse dificultosamente damnificados por las elevadas temperaturas.

Es frecuente ver gatos tomando el sol en las azoteas o balcones los días mucho más cálidos y en tiempo frío intentando encontrar sitios donde resguardarse, con lo que se puede acabar que los gatos son una clase que no le agrada el frío por esta prioridad de los felinos, hay que tener precaución, puesto que en temporadas de frío tienen la posibilidad de haber accidentes leves como quemaduras de la estufa, primordialmente por bigotes o accidentes mucho más graves en gatos callejeros que se refugian en los motores de los turismos. 🇧🇷

Equilibra la temperatura corporal

En el momento en que duermen y descansan (que es la mayor parte del tiempo y para muchos su actividad preferida) los gatos pierden calor corporal, y la manera ideal de recobrar -la es coger el sol por algún período temporal. Como todos y cada uno de los mamíferos, su temperatura desciende en el momento en que duermen pues su cuerpo no quema ningún género de energía y un bajo gasto calórico, con lo que procuran compensar esta disparidad de temperatura y duermen en zonas cálidas o perjudicadas de manera directa por los fotones del sol . el sol como en frente de ventanas, balcones o sofás.

Tu gato asimismo puede tomar el sol por la necesidad física de recibir nutrientes y vitaminas del medio y una de ellas es la vitamina D.

Sí, a los gatos les agrada el sol

El origen de los gatos se puede hallar en los desiertos calientes, tal es así que en su núcleo llevan amor por el calor.

¿Cuánto solo precisa un gato?

Si bien tomar el sol es bueno para la mayor parte de gatos, con la salvedad de las etnias con poco pelaje o gatos blancos, debe regularse la exposición al sol. Si es viable, observa la estancia de nuestro gato al sol e impide las horas punta, más que nada en los meses de verano, en el momento en que hay bastante calor. Indudablemente, se aconseja que nuestro gato no pase múltiples horas al sol tomando el sol.

Cualquier persona que haya convivido con un gato sabe que es muy sensible a la temperatura. Finalmente escapan del frío y son fanaticos del calor, conque el sol es algo que les gusta mucho. Es suficiente con mirarles para poder ver que les agrada reposar bajo los rayos que entran por las ventanas, aparte de ser ventajosos para ellos, como ahora vimos.

¿Qué es un golpe de calor?

Las elevadas temperaturas de verano, mucho más aún si la humedad es alta, tienen la posibilidad de lograr que la temperatura corporal de nuestro gato aumente hasta tal punto que puede ocasionar daños graves e inclusive la desaparición.

Los gatos no tienen glándulas sudoríparas distribuidas por todo el cuerpo como los humanos, sino están solo en las almohadillas de las patas, en la esquina de la barbilla, en los labios, en el ano y en las axilas.