Por qué los gatos muerden cuando los acaricias

En verdad, dado que un gato se resfrege contra un individuo no quiere decir que esté pidiendo que lo acaricien. Lo que sucede es que los humanos malinterpretan esta aproximación y, consecuentemente, el gato muerde o araña para eludir una caricia no deseada.

Los gatos son el compañero idóneo para la gente que adoran a los animales independientes. Estas criaturas pilosas de 4 patas son seres enormemente autónomos, capaces de proteger prácticamente de sí mismos. Si bien no son tan cariñosos como los perros, los gatos asimismo gozan del amor y la compañía de sus amigos humanos, y es muy habitual que a lo largo de esos instantes en los que andas distribuyendo con tu mascota, tu gato te muerda de pronto.

¿Por que pasa? Revela en nuestro producto de el día de hoy las probables causas o ocasiones en las que a tu gato le agrada morder.

Agressão por distanciamento

Quando um gato sente medo, por exemplo, ao chegar em casa pela primeira vez, ele se enrola na tentativa de se tornar menor y también passar despercebido (é como se fosse intentando no vió). Cuanto mucho más nos acerquemos a un animal en este estado, mucho más se retirará y vamos a poder ver las orejas plegadas hacia atrás y las pupilas absolutamente dilatadas. Si proseguimos continuando, puede producir gruñidos que procuran hacernos retroceder, en tanto que nos considera un «atacante».

Si ignoramos estas observaciones, no le ofrecemos mucho más opciones y puede agredir a la protectora, puesto que tu propósito es sostener una distancia segura entre él y nosotros. Esta reacción es parcialmente recurrente en gatos que llegan a sitios nuevos y extraños donde no tienen referencias olfativas ni de otro tipo. Lo destacado es ofrecerle espacio a fin de que se sienta seguro en nuestra presencia y de a poco nos ganemos su seguridad.

¿Por qué razón me muerde mi gato?

Hay múltiples causas y no todas y cada una son perjudiciales. De todos modos, hay bastantes causas de mordeduras de gatos que tienen relación con llamar tu atención o expresar cuánto te adoran. Conozcamos los más habituales y cuáles meritan prevención o corrección.

¿En algún momento te has cuestionado por qué razón tu gato te muerde delicadamente mientras que lo acaricias y después lo lames? ¿O su gato le mordió delicadamente la cabeza o el codo mientras que se encontraba distraído? Si es de este modo, andas en presencia de un gato amoroso que solo desea tu atención aparte de expresar cuánto te quiere.

Inconvenientes de agresividad:

Si, pese a tus mejores sacrificios para cerciorarte de que tu mascota está bien, aún no tienes idea por qué razón los gatos te muerden en el momento en que los acaricias, probablemente estés confrontando una caso de agresión Es preferible asistir al veterinario y investigar al gato para saber la causa de su accionar.

De manera frecuente, sin intención alguna, sometemos a nuestras mascotas a altos escenarios de agobio y precisan drenar toda la angustia, con lo que cambian de actitud bruscamente y tienen la capacidad de hacernos daño.

Los gatos son muy sensibles a los cambios y al agobio, con lo que resulta conveniente valorar el contexto en el que se lleva a cabo el gato para conseguir el origen del inconveniente de agresividad.

Tu gato tiene temor

Una de las razones por las cuales tu gato puede morder a tu gato es por el hecho de que tiene temor y, en un caso así, lo mucho más favorable es que lo calmes. Y sucede que los gatos se defienden mordiendo al atacante en el momento en que se sienten acorralados o perciben una amenaza, con lo que se habla de una manera instintiva de defensa. Por consiguiente, si hay algo que puede ocasionar temor, elimínalo si puedes y tranquilízalo.

De la misma los perros, los gatos se identifican por ser animales territoriales, con lo que si sienten que su espacio es invadido, se mostrarán desafiantes y morderán para defenderlo.

O sea lo que pasa con otros gatos, pero asimismo con la gente, especialmente cuando se dan cuenta de que hay un nuevo integrante en la familia o en el momento en que se sienten desorientados por un cambio de espacio o rehabilitación de la vivienda o aun tras una mudanza.