Por qué mi gato pierde pelo por zonas

En el momento en que un gato llega a la clínica con calvas en la piel, la primera cosa que hacemos es descartar la existencia de un agente de afuera que esté ocasionando el picor, comunmente parásitos.

Las pulgas son un inconveniente más habitual de lo que la multitud piensa, en verdad es la primordial causa de la calvicie en los gatos de nuestra clínica.

¿Por qué razón mi gato tiene calvas?

La caída excesiva del pelo y las calvas en gatos tienen la posibilidad de ser ocasionadas por distintos fundamentos. Es suficiente con fijarse en el accionar del gato para entender a qué se tienen que las calvas, o ir al veterinario en el momento en que no lo advertimos.

Entre las causas de la calvicie en gatos resaltamos:

Dermatitis alérgica

La dermatitis alérgica, aparte de ser causada por infestaciones perásitos puede ser ocasionada por dermatitis atópica. O, reacciones alérgicas creadas por el consumo de ciertos alimentos.

Se encuentra dentro de las anomalías de la salud de la piel mucho más usuales en los gatos y está conocida por ocasionar lesiones cutáneas que causan picor elevado en el gato perjudicado y con ese picor incesante que va a hacer daño a la piel y al pelo.

Accionar compulsivo

Con una menor frecuencia, los gatos con una afección llamada alopecia psicogénica felina se tienen la posibilidad de eliminar el pelo gracias a un inconveniente de accionar.

De forma frecuente el inconveniente se desata por el agobio o la ansiedad causada por cambios en el ambiente del gato, por poner un ejemplo el nacimiento de un nuevo bebé o aun el aburrimiento.

Verter en gatos bebés

¿Cuándo un gato bebé pierde el pelo? Hay que tener en consideración que los gatos, en el momento en que son gatos, tienen un género de pelaje considerablemente más despacio, esponjoso y fino que en el momento en que son mayores. Este género de pelo está presente hasta los 8 primeros meses de vida. Desde ese instante, el desarrollo de cambio empieza a ser conseguido por los mayores, que se logrará en el momento en que el gato alcance su máximo avance y desarrollo.

Es esencial nombrar que, según la raza, el cambio de pelo va a ser diferente; esto es, el nuevo pelaje puede ser considerablemente más largo, refulgente o abultado. Comunmente lo que cambia es el aspecto y la sensación, pero no el color; no obstante, se puede obscurecer. Tenga presente que en el momento en que su gato se marcha por vez primera, posiblemente vea un sinnúmero de pelo desperdigado por la vivienda. De ahí que, desde esta edad es indispensable comenzar a cepillarse y todo lo relacionado con la higiene del pelaje.