Qué cambios experimentan los gatos tras la esterilización

La esterilización o esterilización felina es una práctica frecuente en estos días.

Bastante gente que viven con gatos comprenden el porqué de estas intervenciones en sus animales.

Cambios hormonales tras la castración felina

Los componentes que se asocian al incremento de peso del animal son la nutrición, la actividad física, el ambiente y los cambios hormonales. Tras la castración, tanto gatos como machos experimentan un desequilibrio hormonal, que puede ocasionar un incremento de peso. Pero esto no quiere decir que la castración y el incremento de peso en los gatos vayan de la mano.

La menor producción de hormonas sexuales se acompaña de un incremento del apetito y de la acumulación de grasa como reserva de energía. Si a todo lo mencionado le agregamos un cambio en los hábitos del animal, (que con la edad se vuelven mucho más relajados y vagos), es mucho más recurrente que engorden, ocasionando inconvenientes de obesidad.

De qué forma adecentar la herida tras la esterilización de un gato

Su veterinario definirá las pautas para el precaución de las lesiones de intervención. Se aconseja poner un collar isabelino a fin de que no llegue a chupetear la región intervenida y de esta manera eludir que se infecte.

  • No te bañes hasta el momento en que haya pasado totalmente el periodo de restauración, puesto que la herida puede inficionarse.

La esterilización del gato y la hembra

A los 5-8 meses de edad precisamente, los gatos alcanzan la madurez sexual y, por consiguiente, tienen la capacidad de llevar novedosas criadas en el planeta. 🇧🇷 A la mayor parte de la multitud no le resulta interesante que sus gatos tengan hijos y son siendo conscientes de que existen muchos gatos callejeros que procuran hogar para acrecentar su número. La esterilización o castración, que en los hombres radica en la extirpación de los testículos (orquiectomía) y en las mujeres, la extirpación de los ovarios (oovariectomía) o de los ovarios y útero (ovarihisterectomía) impide embarazos no amigables, impide la aparición de formas de proceder desapacibles socias a la actividad sexual y minimiza el peligro de padecer ciertas patologías.

Hace unos años, se aconsejaba que los gatos diesen a luz cuando menos una vez antes de la esterilización; no obstante, o sea completamente insignificante y no contribuye ningún beneficio al animal. Es conveniente esterilizar al gato antes que llegue a la madurez sexual, puesto que una vez llegue a la madurez sexual, el gato va a entrar en lo que llamamos «calor». Los «calores» o ciclos sexuales en el gato acostumbran a repetirse precisamente cada tres semanas -si bien cada gato prosigue su patrón especial- y se identifican por maullos verdaderamente escandalosos. Hay algunos fármacos que inhiben el período sexual del animal, pero el peligro de ocasionar resultados perjudiciales es bastante alto, con lo que no se aconseja su administración continuada. Si no le resulta interesante criar a su gato, esterilizálelo y no solo evitará el accionar sexual y las piernas no deseadas, sino asimismo suprimirá el peligro de que los animales desarrollen anomalías de la salud de los órganos genitales que son muy usuales en las gatas más adelante. . La castración no estéril radica en la extirpación quirúrgica de los ovarios y el útero bajo anestesia general. La incisión para la cirugía se puede efectuar en el flanco o en la mitad del abdomen tras rasurar el pelo de la región. El gato debe mantenerse en ayuno desde la noche previo cada día de la intervención. En la mayoría de los casos, el animal va a poder regresar a casa exactamente el mismo día, y los puntos se retirarán en 8 o diez días.

¿Qué sucede tras la castración?

Hay pocos estudios que sean suficientemente profundos y meticulosos para corroborar que la castración o la castración conducen a un incremento de peso. Entre los mucho más atrayentes y definitivos es el de este link, efectuado en 2014 por la Facultad de Medicina de California.

En este estudio resaltan que, al haber otros muchos causantes que influyen en el incremento de kilogramos, es bien difícil valorar el nivel de predominación de la castración.