Un gato puede comer uvas

¿Deseas ofrecer a tu mascota una delicia dulce y refrescante? Revela qué frutas jamás tienes que ofrecer a tu gato, en tanto que tienen un efecto tóxico sobre ellos.

De todas maneras, ¿los gatos tienen la posibilidad de comer uvas? ¿Por qué razón es negativo ofrecerle esa fruta?

Las insuficiencias gastrointestinales son muy usuales en estos gatos en el momento en que comen algo totalmente extraño y también excepcional, sabiendo lo predominante que es su dieta.

Los intestinos y el sistema digestivo de nuestro gato tienden a ser muy frágiles con frutas o yerbas, claro, come solo para purgarse, pero jamás le dan esta clase de yerbas para comer.

¿Los gatos tienen la posibilidad de comer uvas?

Es preferible no dar de comer a tu gato con uva, en tanto que tienen la posibilidad de ser tóxicos para él. No nos encontramos completamente seguros ahora mismo, pero con una pluralidad de otras frutas que son inocuas, ¿por qué razón arriesgarse? La uva puede contener antioxidantes, pero no posee ningún beneficio para la salud que no esté cubierto por la comida para gatos.

A lo largo de los últimos 30 años, se hizo visible que la uva, las pasas, las grosellas y las grosellas son alimentos venenosos para los perros. El hallazgo se causó una vez que una banco de información con una central de toxinas empezara a reportar de una inclinación inquietante que no se había sentido antes: los perros estaban muriendo de insuficiencia renal aguda tras consumir uva y modelos de uva.

¿La uva es venenosa para mis gatos?

Sí, la uva es impresionantemente tóxica para perros y gatos.

En verdad, la uva, las pasas, las grosellas y cualquier cosa relacionada con esta fruta están entre los alimentos humanos mucho más dañinos que su felino puede consumir, adjuntado con el chocolate y el ajo. Por consiguiente, los dueños de animales de compañía tienen que tener bastante precaución de sostener la uva en sus hogares y de sostenerlos adecuadamente cerrados y fuera del alcance de las mascotas.

Los síntomas de toxicidad en el momento en que los gatos comen uva acostumbran a iniciar con vómitos y diarrea de seis a 12 horas tras comer las uvas. Los gatos tienen la posibilidad de volverse letárgicos o perder el apetito. Si no se tratan, tienen la posibilidad de comenzar a respirar de manera rápida, sentirse enclenques o temblores y deshidratarse. La insuficiencia renal, que es en el momento en que los riñones dejan de generar orina, frecuenta generarse en tres días, y tras esto puede llegar la desaparición.

¿Qué realizar si el gato come uva?

La primera cosa que tienes que realizar si tu gato ha ingerido uvas de manera accidental es ver esmeradamente el accionar extraño o la carencia de apetito del gato.

Además de esto, si el gato tiene sopor, diarrea o vómitos a lo largo de las primeras 12 horas tras comer uva, debe llevarse rápidamente al veterinario.