Un gato puede regresar a su casa

Los gatos acostumbran a regresar a casa tras 2 o tres días como máximo en el momento en que deciden «ir de excursión», puesto que su intención no es irse para toda la vida. Los motivos por los cuales tu gato escoge irse de casa un rato tienen la posibilidad de ser múltiples, estos son varios de los mucho más comunes:

  • Andar En el momento en que escapan por esta razón tiende a ser solo a lo largo de unas horas y su marcha tienen la posibilidad de estar motivados por el hecho de que vieron a otro gato o sencillamente pues desean salir a conocer qué hay.
  • Hallar pareja A lo largo de la temporada de apareamiento es muy normal que las hembras escapen para hallar machos y que los machos asimismo los hallen. Vigile en el momento en que comience el calor para controlar sus fugadas.

Una prueba mucho más estricta

En pruebas mucho más estrictas en Alemania, los gatos fueron transportados en bolsas a múltiples distancias de su casa y liberados en el centro de un laberinto. Cada uno de ellos se ponía sobre un collar sostenido a una cuerda que se desarrollaba de una bobina, ubicada en el centro del laberinto, que señalaba el sendero del gato.

La mayor parte no perdió el tiempo explorando su ambiente; cada animal parecía hallar de manera fácil la ruta mucho más directa para escapar del laberinto y regresar a casa. No obstante, desde ahí los desenlaces no fueron tan increíbles: la tasa de éxito fue solo del 60% en un radio de 5 km y la posibilidad no mejoró a mayores distancias.

¿Cuál es la posibilidad de que un gato vuelva a casa?

No existe ninguna evidencia a nivel científico o estudio que pruebe que los gatos tengan la aptitud innata de regresar a casa y, lamentablemente, esto causa que varios gatos familiares desaparezcan cada día.

¿De qué forma puedo eludir que el gato salga de casa?

Cástrelo y colóquelo un collar

Venta Tractive – GPS para… 39,99€ Ver oferta Ver peculiaridades

Es primordial castrarlo

esto es, eliminar los testículos al macho y los ovarios a la hembra) antes del primer calor y ponernos un collar con una etiqueta que tenga nuestro número de teléfono (o con GPS) y, además de esto, las primeras ocasiones que sale ha de estar con él. Si lo hacemos, va a ser realmente difícil que se pierda y, si lo realiza, tenemos la posibilidad de tener certeza de que no va a haber ido lejísimos.