Un gato puede tener depresión

Estar deprimido es estar triste o deprimido en el transcurso de un largo período temporal. Los gatos asimismo tienen la posibilidad de sentirse decaídos. Debes tomar en consideración si tu gato no miáis tan de forma frecuente como antes, no te acoge con su entusiasmo frecuente en el momento en que vuelves a casa, ignora su comida o pierde totalmente el apetito, todo ello señala que tu mascota padece un estado anímico. fluctúa y puede estar ensayando síntomas de depresión.

Otros signos de depresión felina asimismo tienen dentro mala higiene, signos de sopor o cambios de personalidad, agresividad, reposar mucho más de lo común o aislamiento a lo largo de largos periodos de tiempo.

Depresión en gatos, diagnóstico

Estar deprimido es estar triste o abatido en el transcurso de un largo período temporal. Los gatos asimismo tienen la posibilidad de sentirse decaídos. Debes tomar en consideración si tu gato no miáis tan de manera frecuente como antes, no te acoge con su entusiasmo frecuente en el momento en que vuelves a casa, ignora su comida o pierde totalmente el apetito, todo ello señala que tu mascota padece un estado anímico. fluctúa y puede estar ensayando síntomas de depresión.

Síntomas y causas de la depresión en gatos

Los síntomas que señalan que tu gato no pasa por un óptimo instante mental son variadísimos. Por poner un ejemplo, apetito: si es un felino que come bien y de súbito pierde las ganas, esto podría ser un indicio de que algo no va bien. Lo mismo sucede con los juegos de azar: en el caso de que seas un gato juguetón pero no muestras interés por tus aficiones preferidas, probablemente halla un fundamento detrás. La apatía, la carencia de cariño, una actitud de temor o cambios de carácter asimismo tienen la posibilidad de ser indicadores del comienzo de la depresión.

Las causas son del mismo modo diversos. Uno en ocasiones se genera tras las vacaciones: la soledad. Posiblemente tu gato se haya habituado a tu compañía a lo largo de los días de reposo que pasaste en el hogar y, en el momento en que vuelves al trabajo, se siente descuidado. Asimismo podría ser al contrario: no te agradan algunas compañías y has creado una mala relación con un familiar. Entre los ejemplos mucho más evidentes de esto puede ser los celos por la llegada de un bebé, pero asimismo la adopción de otro animal como mascota.

Calming Spot On Pipetas para gatos

¡Lo deseo!

Cambios de vivienda