¿Un gato puede tener depresión?

Depresión en gatos, diagnóstico

Estar deprimido es estar triste o deprimido a lo largo de un buen tiempo. Los gatos asimismo tienen la posibilidad de sentirse decaídos. Se debe tener precaución si tu gato no maúlla con tanta continuidad como antes, no te saluda con su entusiasmo frecuente en el momento en que llegas a casa, desdeña su comida o pierde absolutamente el apetito, todo señala que tu animal experimenta un cambio de humor. y puede enseñar síntomas de depresión.

Agobio

Si bien el agobio no se considera una patología mental, de la misma en los humanos, puede conducir a otras condiciones en el sistema inmunológico, lo que podría conducir a trastornos alimenticios, pérdida de pelo y hábitos extraños. , especialmente belicoso, compulsivo y repetitivo. La estereotipia es un accionar común en los gatos estresados. Radica en que el animal se lame siempre y en todo momento exactamente la misma región y de manera obsesiva, provocándole dermatitis, y persiguiéndose la cola de manera obsesiva, según enseña María Olga Hernández, veterinaria.

Otros síntomas de agobio mucho más claros y recurrentes en los gatos son en el momento en que no desean emplear el arenero, marcan los muebles del hogar con orina o con las uñas, detallan hiperactividad y maullan en demasía.

Síntomas de depresión en gatos

Estos son varios de los síntomas que te asistirán a advertir si tu gato padece depresión:

  • Si notas que tu el gato es mucho más belicoso, con accionar destructivo hacia los elementos del hogar o asustado, puede padecer depresión. También, puede estar mucho más irritable, miar mucho más de lo frecuente o arrancarse el pelo.
  • Está abatido y apático.
  • De forma frecuente se oculta tras el sofá o bajo la cama,
  • Duerme múltiples horas, tiene escasas ganas de comer, jugar o socializar.
  • Deja de emplear el arenero para llevar a cabo sus pretensiones, defeca en sitios inapropiados y desatiende su higiene.

¿De qué manera entendemos si nuestro gato padece depresión?

Los primeros síntomas que debemos investigar si tenemos en cuenta la oportunidad de que nuestro gato esté pasando por una depresión están relacionados con la actitud y el accionar períodico. Si pasaste de ser un gato cariñoso, activo o devorador a un gato apático y supuestamente triste o desactivado, posiblemente padezcas depresión. Como enseña la experto en accionar animal Gloria Rivas, los gatos asimismo se deprimen.