Gatos con sindrome de Down

¿Pueden los gatos tener síndrome de Down? Esta es una pregunta que se hacen muchas personas al ver alguna fotos que corren por Internet. Incluso es una duda para algunos veterinarios y profesionales de la salud de las mascotas. Todo y que los gatos no pueden tener síndrome de Down, lo cierto que es que algunos felinos pueden tener síntomas similares. Incluyendo desde rasgos de comportamiento hasta apariencias físicas.

En este artículo veremos los motivos que hacen que algunos gatos prezcan pedecer el síndrome de Down y cómo puedes ayudar a tu mascota si presenta estos síntomas.

Gatito con sindrome de Down

¿Qué es el síndrome de Down?

El síndrome de Down es un trastorno genéticos que afecta a los humanos. Esta alteración genética está basada en una anomalía cromosómica que hace disponer de un cromosoma de más en el ADN. Concretamente se genera una copia del cromosoma 21. Este hecho hace que las personas síndrome de Down tengan un aspecto físico característico y tengan afectaciones en las capacidades motoras y mentales.

Esto en lo que se refiere a las personas, pero ¿qué pasa con los gatos? 

Síntomas parecidos al síndrome de Down en los gatos

Todo y que, como hemos comentado, los gatos no pueden tener síndrome de Down, lo cierto es que si que pueden tener algunos físicos i/o mentales que pueda llegar a la confusión. A continuación te detallamos algunos de ellos.

  • Nariz aplastada o chata
  • Un rostro triste
  • Los ojos están ampliamente espaciados en la cara
  • Ojos desviados
  • Camina de forma torpe
  • Dificultad para excretar
  • Disfunción motora
  • Problemas de corazón
  • Pérdida de audición
  • Pérdida de visión


Si tu gato tiene alguno de los síntomas que hemos enumerado, es recomendable que los lleves al veterinario para averiguar la causa de fondo. Aunque a los gatitos no se les puede diagnosticar el síndrome de Down, pueden tener desórdenes genéticos o enfermedades de naturaleza similar, que veremos a continuación.

¿Qué causa los síntomas similares al síndrome de Down en los gatos?

En resumen, diferentes desórdenes genéticos causan diferentes discapacidades en los gatos. Las anomalías físicas y de comportamiento del llamado síndrome de Down felino pueden ser indicativas de una serie de otros problemas, desde enfermedades neurológicas, infecciones, anomalías congénitas e incluso traumas.

Por poner algún ejemplo, los gatos infectados en el útero con el virus de la panleucopenia pueden desarrollar varias anormalidades físicas y otras similares al síndrome de Down. Los gatos también pueden sufrir de hipoplasia cerebelosa, una condición que causa rasgos de comportamiento similares al síndrome de Down.

Por otra parte, los gatos cuyas madres estuvieron expuestas a ciertas toxinas también pueden mostrar diferentes malformaciones congénitas. Estas toxinas pueden afectar a la estructura facial y al sistema neurológico. Cualquier tipo de traumatismo en la cara y la cabeza, especialmente a una edad muy temprana puede causar daños neurológicos permanentes y lesiones físicas que pueden parecer haber estado presentes desde el nacimiento.

Tu veterinario podrá hacer una radiografía, pruebas genéticas y otras pruebas especiales si tu mascota lo necesita. De esta manera, podrá diagnosticar con certeza si hay algún trastorno genético o una enfermedad. De hecho, han habido casos en los que se ha diagnosticado a los gatos un trastorno genético que se acerca mucho al llamado síndrome de Down felino.

¿Por qué los gatos no pueden tener el síndrome de Down?

Los humanos tienen 23 cromosomas. Y la alteración genética que produce el síndrome de Downy es una copia extra de un cromosoma del par 21. Por su parte, los gatos tan sólo tienen 19 cromosomas, lo que significa que los gatos técnicamente no pueden tener el síndrome de Down.

Sin embargo, los gatos pueden tener mutaciones genéticas. Pero eso no significa necesariamente que el tono muscular deficiente, el comportamiento distante y los rasgos físicos inusuales tengan una correlación con una copia extra de cromosomas.

Los perros, por otro lado, tienen más pares de cromosomas que los humanos, y hay posibilidades de que también puedan tener una copia extra de cromosomas en el 21º par. Aún así, esto tampoco indica que los perros puedan experimentar el síndrome de Down.

Conclusión

El síndrome de Down felino no es posible debido a la estructura genética del gato. Pero hay desórdenes neurológicos y genéticos que pueden ser responsables de síntomas similares. En pocas palabras, si cree que su gatito exhibe alguna cualidad similar al síndrome de Down, diríjase a un veterinario cualificado y haga que le diagnostiquen y traten.

Otras razas de gato que te pueden interesar: